19 de febrero de 2011

Definiciones


Casi siempre nos domina la impaciencia
el temor, la desconfianza, las larvas que trepan

Casi nunca abre una puerta hacia dónde no hay tiempo
casi todo es una excusa sofisticada
casi nada es el aliento del que pierde

Los frenos son para detener no más que la suerte
el destino es un poeta confundido
la razón era buena en teoría
la práctica no nos dió tiempo
a pensar

Los sueños son agujeros en la mente
por los que cae la vigilia atormentada
las pesadillas la forma de saber
que el miedo busca erizar nuestra paz

La pérdida del amor es una muerte
secuestradora
inoportuna
veraz

El hallazgo de las propias debilidades
es un autoflagelarse
un estallar
un suicidar

A veces nos queda la música
el medicamento que cura la piel
a veces una visión particular
como la de un puente vacío
en la niebla

Hoy sabemos más que nunca
que de nada vale hablar
todo oído es sordo
toda pupila es un escondrijo

Y es que por el extraño
negro
conducto hacia los yoes
saltan feroces las brumas
de la insignificancia

Habrá que morir
sin más
sin haber siquiera intuído
la sombra de un otro

la lengua de un ciego
el aroma de un bálsamo
la verdad golpeando en el pecho

o vivir éste río sin cauce

Basilis Oriedris (1947)

4 comentarios:

furgoner dijo...

uau

Jo-Tsé dijo...

je

Julieta dijo...

Ja! me quedé sin palabras..

Julieta dijo...

Bueno, iba a acotar casi lo mismo que mi otro yo, pero supongo que no tiene sentido. Me voy, indignada.