27 de enero de 2013

La llave





El duende escondió la llave tras su espalda y me sonrió con mirada maléfica.
—Jamás te entregaré la llave del mundo de la fantasía —gritó.
—Por favor, dámela, te daré lo que me pides —aseguré.
— ¿Lo que sea? —preguntó malicioso.
—Por supuesto
—Pues quiero a tu hija, la Dama Selenia
—Sabes que no puedes pedirme eso —mordí.
—Entonces dadme los dulces
—Pues por supuesto, aquí están, tómalos, tú primero
En cuanto se acercó con la llave asida en su mano izquierda detrás, le propiné un furibundo mazazo que lo convirtió en papilla con llave y todo.
—Al fin y al cabo, tengo una copia— pensé para mis adentros rascándome el ojo del medio.


José E. Cordeiro

1 comentario:

Reina Memé dijo...

si lo escribiste vos, comento lo genial que es transcribir escenas actuadas a un blog. es tan colgado y loco, jaja.
besos. moy lindo por aquí. agregox